La SC de Belmez se resarce en Cerro del Moro

El pasado sábado 15 de noviembre de 2014 se monteó la finca Cerro del Moro, mancha El Moro, se trata de la emblemática mancha que da nombre al coto y se distingue fácilmente por el reconocible cerro, punto más alto del mismo, gestionada eficazmente por la Sociedad de Cazadores de Belmez (Córdoba).

Estábamos citados a las 8 de la mañana a las afueras del pueblo con la intención de sortear pronto y salir con rapidez, para cerrar la mancha lo antes posible.

Tras el clásico desayuno montero y un café caliente para calentar el cuerpo, pues la mañana estaba fría y un poco nublada, y antes de sortear, la directiva de la sociedad de cazadores procedió a entregar un detalle como agradecimiento en primer lugar a la primera socia femenina Lorena Galán Antolín; a la Federación Andaluza de Caza por la ayuda prestada a la sociedad, que recogió el Delegado Provincial de la FAC en Córdoba, Francisco Javier Cano Prieto y por último al autor de esta crónica, reconocimiento que agradecí en todo lo que representa.

Tras el sorteo por armadas y las recomendaciones del presidente de la sociedad Javier Blasco sobre los cupos, 1 venado y jabalíes libres, y la seguridad, se procedió a la salida de la primera armada de cierre para montear las 980 hectáreas de esta finca abierta, con la ayuda de 21 rehalas. La mancha se cerró con 11 armadas, con un total de 56 puestos, cortos, aunque muy separados entre sí.

La mancha se compone de una vegetación de bosque mediterráneo, aunque con importante presencia de pino, se montea habitualmente en el mes de noviembre y recoge gran parte de reses tras ser cazada su vecina mancha "Alta Reina". Linda con Bizcochero, así como con los cotos La Pedriza y Sociedad de Cazadores de Villanueva del Duque.

Esta vez tuve suerte en el sorteo y me tocó el número 2 de la traviesa los Jarales, a las diez y media ya estábamos colocados, Lolo Mialdea que me acompañó ese día y yo. Quedamos en repartirnos los lances, utilizando cada vez un solo rifle y guardando el otro en su funda, para no simultanear ni doblar el puesto, repartiéndonos el mismo. Una moneda decidió a quien le tocaba empezar. Antes de la suelta ya era incesante el tiroteo en los cierres y a las 11 y media cuando se procedió a la suelta y empezaron a salir cochinos de sus encames, aquello parecía más una tirada de zorzales que una montería, por el gran número de disparos.

El trabajo de las rehalas, tras un día anterior lluvioso, y con las pistas frescas, fue espectacular. Momentos hubo en que pudimos oír hasta seis ladras simultaneas tras los cochinos. Tres rehalas batieron nuestra zona, la rehala Los Cuervos de Villanueva del Duque, los perros con collar naranja de la gran rehala de pepe Ortega y Rorry Barbudo y la rehala Bartolo de la Posadilla, realizando una gran labor.

Los disparos se sucedieron casi sin interrupción hasta la finalización de la montería a las tres de la tarde. Armadas destacadas fueron los Peñones, Emisora, Colmenas, las Casetas y hasta los cierres. Puestos hubo con 4 cochinos cobrados, como el de MFR en la Emisora, o 3 cochinos que cobró Pedro Urbano en el 3 de la Pista Central, o el bonito venado cobrado por el joven Juan Ramón Robles, o el mío donde cobramos 2 grandes cochinas pudiendo cobrar alguno más.

En la Junta de carnes se presentaron 34 jabalíes, con algún buen navajero, y 20 venados de buen porte la mayoría.

Nos quitamos el mal sabor de boca que nos dejó Alta Reina, gracias al trabajo de los guardas (Nemesio González y José Luís Valderrabano), directiva y rehalas. La directiva una vez acabada la montería agradeció la confianza depositada en ellos por los socios y se comprometió a seguir trabajando con humildad y sacrificio en su tarea.
En resumen, uno de los mejores días que recuerdo de montería, donde todo jugó a nuestro favor, el tiempo, las rehalas, la organización y las reses. Y esto en una finca abierta, autentica montería tradicional.

Ahora toca esperar al 10 de enero, para dar el Bizcochero y repetir los buenos resultados.